Existe prácticamente total libertad en cuanto al vestuario, con la única restricción de que no sea inmodesto. Las limitaciones son la imaginación que se tenga para desarrollar creativamente nuestro propio vestuario. El requisito indispensable es que sea cómodo, fácil de lavar, quitar y poner.